Avances tecnológicos

Turismo interestelar: así será el primer hotel en el espacio

Se estima que se inauguraría en 2027. Será una combinación de lujos de hoteles en la Tierra con las diferentes posibilidades de diversión y conocimiento que ofrece el espacio exterior.

26/04/2022 | 11:37

Para el año 2027 se abrirá el primer hotel en el espacio. El proyecta lleva años proyectándose pero ahora ya tiene fecha definitiva.

Voyager es el nombre elegido para esta innovación en turismo que comenzará a construirse en 2026 para abrir sus puertas al año siguiente.

"Estamos tratando de que el público se dé cuenta de que esta era dorada de los viajes espaciales está a la vuelta de la esquina. Se acerca. Se acerca rápido", dijo el ex piloto John Blincow, director de la Gateway Foundation, a CNN Travel.

El hotel tendrá 24 módulos conectados con huecos de ascensor en forma de rueda que girará y simulará la gravedad, por lo que dentro de él no hará falta tener "la vida de astronauta".

En algunas partes del establecimiento se dará lugar a que falte la gravedad para poder divertirse como es el gimnasio, con siete metro de altura y paredes para poder saltar y rebotar. 

En el lugar se podrá vivir de semanas a meses, tendrá villas de lujo para alquilar o incluso comprarse para tener una casa de vacaciones diferente. Tendrán 500 metros cuadrados, cocina, tres baños y camas para hasta 16 personas. También contará con la opción de suites con 30 metros cuadrados, baño privado y capacidad para albergar hasta dos personas.

El hotel tendrá además un bar en donde disfrutar de diferentes platos de lujo y otros no tanto. 

El costo, en un principio, por los tres días mínimos de estancia sería de alrededor de cinco millones de dólares, pero el objetivo de la compañía es rebajar ese precio hasta que se asemeje a "un viaje en un crucero o un viaje a Disneyland", según los responsables del hotel espacial.


Te puede interesar

Abel Pintos regresa a Córdoba y hará su primer Kempes

El auto 0km de FM Córdoba, Cadena 3 y La Popu tiene dueño

Chris Martin fue a un bar y tocó un clásico de Coldplay