Final feliz

Canelo, el perro que sobrevivió un mes en el pico más alto

El animal había subido con un excursionistas al Pico de Orizaba, el punto más alto de México y luego no pudo bajar. Fue rescatado luego de un mes por un grupo de montañistas.

01/12/2021 | 13:17

Canelo hacía un mes subía a la montaña más alta de México, el Pico de Orizaba, un lugar inhóspito y que muy pocos pueden acceder porque significa tener una resistencia física ante las bajas temperaturas de allí arriba , la presión por la altitud y la falta de agua.

El animal quedó atrapado en la cumbre, y según cuenta Layo Aguilar, uno de los rescatistas que dirigió el grupo que subió a buscarlo, el perro había sido visto por otras personas en el transcurso del mes pero no pudieron bajarlo. "Algunos montañistas comentaban que había un perrito en la cumbre del Citlaltépetl. Que lo veían mal, con sus ojitos rojos y desnutrido .Y que por lo difícil y peligroso del descenso en la montaña no lo pudieron ayudar, además de que no se dejaba agarrar", escribió contando la historia en Facebook.

Eran cientos los comentarios en redes sociales que pedían que el animal fuera rescatado. Sin embargo no eran muchos los que hacían algo por él, según contó Layo. Los pocos que lo habían intentado, al llegar a la cumbre no lo habían visto y regresaban sin noticias.  A lo que él y un grupo de amigos montañistas decidieron hacerse cargo y usar su destreza en las alturas para intentar rescatarlo.

En ese mes Canelo soportó nieve, fríos de 20 grados bajo cero y un sol intenso capaz de quemarlo, hiriéndole las patitas y parte de su visión. Pero gracias a la valentía y la determinación de ese grupo de hombres hoy Canelo tiene un final feliz.

"Al llegar con mis amigos a la cumbre ¡sorpresa ! Ahí estaba el famoso Canelo. Lo acaricié y sentí que respondió al lenguaje de humano. Mis amigos sacaron comida,  le dimos , tenía mucha hambre. Un amigo guía sacó un termo con agua y casi se la terminó", expresó sobre el encuentro con el perro.

En un principio contó que fue complicado agarrar a Canelo, que no se dejaba tirando mordiscones por miedo. Finalmente pudieron meterlo dentro de una mochila, con la cabeza hacia afuera, y lograron bajarlo a pesar de la dificultad que presenta el descenso por ser un terreno con suelos de arena cristalizada, otras nieve muy dura, y abajo la nieve ya muy floja.

Canelo se quedó en la casa de Layo junto con otros dos perros que le dieron la bienvenida. Fue atendido por veterinarios y ahora espera que una familia lo adopte.

Te puede interesar

El nuevo look arriesgado de Luisana para trabajar con Bublé

Juampi González, el "soltero" más codiciado, está en Córdoba

Una niña sobrevivió a una nevada intensa abrazada a un perro